Tipos de Ecommerce y su desarrollo

Tabla de Contenidos

  1. ¿Qué es el Ecommerce?
  2. Tipos de Ecommerce
    1. Comercio entre empresas
    2. Empresas a consumidores
    3. Consumidores a empresas
    4. Entre consumidores
  3. Algunas características sobresalientes
    1. Desafíos a tener en cuenta
  4. Plataformas para desarrollar Ecommerce
    1. Las plataformas de Ecommerce más comunes son:
      1. WooCommerce, un plugin para usar con WordPress
      2. Prestashop, una plataforma dedicada para principiantes
      3. Tiendanube, la plataforma más usada en Latinoamérica
      4. Magento, requiere conocimientos técnicos y se orienta a startups
      5. Shopify, para pequeños negocios y usuarios sin conocimientos
      6. BigCommerce, negocios mucho más grandes
  5. Crea tu presencia online
¿Qué es el Ecommerce?

Conocer los tipos de Ecommerce que existen y cuales son las plataformas para desarrollar Ecommerce, es esencial en una economía que se ha vuelto digital. La pandemia ha acelerado los cambios y actualmente estamos obligados a tener presencia online.

Antes de comenzar a plantearnos el tipo de Ecommerce más adecuado para nuestro negocio, debemos entender qué es el Ecommerce y cómo podemos explotarlo para desarrollar nuestra presencia online. Incluso podemos llevar negocios y emprendimientos desde casa de forma totalmente profesional.

¿Qué es el Ecommerce?

Un Ecommerce es un sistema de compra y venta de productos como de servicios a través de internet como medio principal de intercambio. Refiere a la transacción entre un comprador y un vendedor a través de medios electrónicos, lo que se llama comercio electrónico.

Es un modelo de negocio que durante la pandemia nos ha permitido llegar a nuestros clientes, ya que la cuarentena ha imposibilitado la concurrencia física de las partes, dando lugar al nacimiento de nuevas ideas de negocios.

Tipos de Ecommerce

Una de las clasificaciones más importantes de este modelo de negocio se define en base a las partes que intervienen en la transacción comercial.

No es lo mismo una empresa que le vende a otra, que una empresa vendiendo a personas particulares o consumidores finales. Tampoco es igual la operatoria que se da entre particulares, que venden o intercambian bienes entre sí.

Por lo que cada negocio tiene un tipo de cliente al cual se dirige, y en función de ello podemos clasificar los tipos de Ecommerce en:

Comercio entre empresas

Es lo que se conoce como la modalidad B2B, la abreviación de business to business (negocio a negocio). Se trata de empresas cuyos clientes finales son otras empresas u organizaciones, como una tienda de venta de materiales de construcción que se dirige a interioristas o arquitectos.

La transacción comercial únicamente se realiza entre empresas que operan en Internet, lo que quiere decir que no intervienen consumidores. Este tipo de Ecommerce es muy común cuando la tienda online vende al por mayor o distribuye componentes o materias primas, que serán luego utilizados por otras industrias.

Para poder participar en este tipo de comercio, es recomendable tener experiencia en el rubro que deseamos desarrollar. La relación entre las dos empresas de forma online, tendrá como principal objetivo, vender las piezas, materias primas y servicios que ayudarán al consumidor a obtener el producto o servicio final que desea.

Empresas a consumidores

Es lo que se conoce como B2C (business to consumer), negocio a consumidor, empresas que venden de manera directa a los consumidores finales un producto o un servicio. Es el más habitual y lo vemos en tiendas de moda, zapatos, electrónica, que generalmente trasladan su operatoria física a la modalidad online o la incorporan.

Estas operaciones se dan a partir de tiendas virtuales con catálogos y plataformas de pago a través de internet. El cliente puede acceder a la tienda online desde cualquier lugar a través de un dispositivo electrónico con conexión a internet, lo que le facilita una compra cómoda y rápida.

El soporte al cliente se puede proporcionar de manera directa por medios electrónicos como chat en vivo, redes sociales o correo electrónico. La comunicación en directo es algo que cada día es más requerido por los consumidores, acostumbrados a las redes sociales y sus dinámicas de comunicación rápida.

Consumidores a empresas

El comercio electrónico conocido como C2B (consumer to business), consumidor a empresa, es uno de los tipos de Ecommerce menos conocidos, en los que los consumidores publican un producto o un servicio y las empresas pujan por ellos. Son los clásicos portales de empleo freelance como Freelancer, Twago, Nubelo o Upwork.

Los individuos ponen sus productos y servicios a disposición de las compañías y estos los adquieren a través de Internet. Negocios como iStockPhoto, es un claro ejemplo, una plataforma de suscripción paga que ofrece imágenes, vectores y contenido de diseño gráfico para empresas y negocios que desean usar su contenido.

Entre consumidores

Es llamado C2C (consumer to consumer), consumidor a consumidor, aquí interviene una empresa que facilita el espacio para concertar la venta de productos de unos consumidores con otros, como eBay, Wallapop o cualquier otro portal de venta entre consumidores.

Cuando una persona ya no utiliza algún producto y busca venderlo, puede utilizar el comercio electrónico como medio para realizar esta transacción con otro consumidor. Es una evolución de las tradicionales ventas de garaje. El consumidor final adquiere un producto que otro consumidor ya no quiere o no necesita por precios accesibles.

Se sigue el mismo proceso de compra de los tipos de Ecommerce tradicional. Permite una economía colaborativa, la reutilización de productos, las ofertas únicas con un alcance más allá del garaje y del vecindario.

Es importante notar que la mayoría de las plataformas online que prestan estos servicios, no son consideradas tiendas online por los consumidores sino que las mismas son vistas como una especie de clasificados, en las que se pueden adquirir o vender productos de segunda mano.

Algunas características sobresalientes

Tienda online desde casa

Una tienda local ofrece su mercadería a clientes de una zona determinada, pero el alcance del comercio electrónico traspasa fronteras y no solo llegamos a todo el país, también a clientes internacionales. La posibilidad de conseguir comprar y vender desde cualquier punto del mundo amplía el público objetivo y permite conseguir más clientes.

Otra ventaja del Ecommerce es que no tiene horarios de apertura o de cierre, un sitio web o una red social te permite estar disponible para el público las 24 horas del día. Su implementación también lleva a la reducción de costos ya que no necesitamos un establecimiento físico para vender.

El contacto entre comprador y vendedor se da a través de una plataforma web o una aplicación móvil, existen múltiples vías de comunicación, muchas de ellas gratuitas como las redes sociales Facebook e Instagram, que cuentan con la posibilidad de crear catálogos de productos en cuentas de empresa.

El margen de beneficios es mucho más amplio debido a la reducción de los costos, el aumento de clientes de otros lugares a los que antes no llegábamos y precios más competitivos. Son negocios escalables, se puede vender a una o mil personas al mismo tiempo, siempre que tengamos las plataformas para desarrollar Ecommerce adecuadas.

Desafíos a tener en cuenta

Comercio electrónico

El comercio electrónico se desarrolla en base a la confianza, la pantalla es la forma en la que nos comunicamos y vendemos, por lo que es imprescindible tener en cuenta ciertas particularidades de este tipo de negocios.

Aunque las pasarelas de pago son seguras, mucha gente sigue desconfiando de ellas por no entender del todo como funciona. Podemos ayudar a resolver esa falencia con un certificado SSL (https), una forma de encriptar la información que se deja en un sitio web.

A todos los compradores nos gusta sentir que estamos haciendo una buena inversión. Una manera de lograrlo es viendo y tocando el producto, esa sensación se pierde en un Ecommerce. Por ello el catálogo y las fichas de los productos o servicios deben tener imágenes, vídeos y descripciones detalladas, la garantía, la trayectoria e información de devolución. 

Si bien la tecnología requiere un mínimo de conocimiento técnico, podemos delegar esa función, además existen plataformas que ofrecen facilidad de implementación y uso, logrando que la barrera de entrada económica para montar un Ecommerce no sea tan alta como la de un negocio físico.

Sin embargo los resultados no se ven de un día para el otro, cuando un negocio físico abre sus puertas por primera vez ya se está exponiendo a los clientes que pasan por delante. En un negocio online puedes tener un gran producto y una gran plataforma, pero si no trabajas para ganar visibilidad nadie llegará a verlo.

Plataformas para desarrollar Ecommerce

Si aún no tienes conocimientos técnicos en programación, lo más indicado es utilizar herramientas online que facilitan la gestión de un Ecommerce. Además de diversas posibilidades de personalización, estas plataformas cuentan con todas las funcionalidades que necesitas para comenzar. 

Sin embargo, montar tu propia tienda no es fácil de lograr, se requiere tiempo y tener en cuenta aspectos como procesar los pagos, tratar con los clientes y administrar el inventario. El primer obstáculo es elegir cuál de las plataformas de venta online es la más adecuada para comenzar tu negocio.

Las plataformas de Ecommerce más comunes son:

1. WooCommerce, un plugin para usar con WordPress

2. Prestashop, una plataforma dedicada para principiantes

3. Tiendanube, la plataforma más usada en Latinoamérica

4. Magento, requiere conocimientos técnicos y se orienta a startups

5. Shopify, para pequeños negocios y usuarios sin conocimientos

6. BigCommerce, negocios mucho más grandes

Comenzar un negocio con shopify

Crea tu presencia online

La economía digital se vio acelerada por Covid19 debido a la necesidad imperiosa de continuar con nuestras actividades económicas aún en pandemia. Internet nos da la posibilidad de seguir nuestros emprendimientos y comenzar los propios de forma electrónica, incorporando tecnología.

Así como también contamos con numerosas formas de implementarlo dependiendo del público al cual nos queremos dirigir y una gestión desde nuestro hogar para lidiar con la incertidumbre de los tiempos actuales.

Internet se ha convertido en una herramienta poderosa para desarrollar el comercio electrónico con plataformas de Ecommerce efectivas y fáciles de usar.

Recomendaciones

Categorías

conocimientos-para-la-accion

consejos-y-sugerencias

demandas-tendencias

quiero-emprender

Compartir:

Artículos similares

Te pueden interesar